La sangre de las cerezas. Tomo 1. Calle de l’abreuvoir (Tapa dura)

París, 1885. Los exiliados de la Comuna ya vuelven a la capital, pero la insurrección de las clases proletarias y su violenta represión han dejado profundas huellas en la sociedad. Klervi, una joven bretona recién llegada a París, halla en Clara un apoyo y una mentora en esa era convulsa. Tras las ediciones integrales de ‘Los pasajeros del viento’ (Astiberri, 2015) y ‘La niña pequeña Bois-Caïman’ (Astiberri, 2016), François Bourgeon inicia con ‘La sangre de las cerezas’, cuarenta años tras el empiezo de su serie de culto, un tercer y último arco de dos tomos donde se cruzan el destino de dos chicas en el corazón de un Montmartre ensangrentado. Para resituar la serie más célebre del creador de Francia, conviene recordar que si en el primer arco (‘Los pasajeros del viento’), la joven y rebelde Isabel de Marnaye embarcaba de incógnito en un buque de la Armada de Francia en el siglo VXIII, con la trata de esclavos como telón de fondo, en el segundo arco (‘La niña pequeña Bois-Caïman’), seguíamos los pasos de Zabo, la biznieta de la protagonista de la saga, en plena guerra de Secesión norteamericana. En este tercer arco que nos ocupa (‘La sangre de las cerezas’), Zabo se hace llamar Clara y vive en París, donde la Comuna ha dividido la sociedad. Bourgeon asegura que “quería charlar de la Comuna de París, que ya no se enseña en la escuela y de la que ya casi absolutamente nadie sabe nada, cuando fue la peor masacre nunca perpetrada en París”. El creador de Francia transformó en su instante el tebeo de aventuras en un producto educativo adulto y cuidado, donde la figura femenina lleva a cabo un papel indispensable, como es el caso de los personajes de Zabo y de Isa. François Bourgeon, todo un tradicional del tebeo europeo, también es el creador de la saga ‘El ciclo de Cyann’, en colaboración con Claude Lacroix, y ‘Los colegas del crepúsculo’ (Astiberri, 2015). La serie de ‘Los pasajeros del viento’ ha indicados a generaciones de lectores, ha sido traducida a 18 idiomas y lleva vendidos más de 5 millones de ejemplares.

Deja un comentario