Hitler. La verdadera historia ¡de verdad! (Tapa dura)

Este tebeo debería figurar como lectura obligatoria en todos los programas de enseñanza.’ Élie Barnavi, viejo embajador de Israel en Francia. Divierte, educa y hace reflexionar. Johann Chapoutot, profesor de Historia actual en la Sorbona. Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo. Divertir y Educar: El Placere et Docere de los viejos, que era válido tanto para un apólogo como para el teatro, es achacable también a los tebeos. El genial Maus no es gracioso en absoluto, como tampoco lo son tradicionales del tebeo como Heil Superman! o Captain America in the Death Camps. Con esta historieta lo tenemos todo: la parte educativa, que se fundamenta en un estupendo trabajo historiográfico previo, y la diversión, con la historia de esta rata un poco histérica, irritante y en algunas ocasiones conmovedora que representa a Hitler. El punto fuerte de este tebeo radica en que no traza límites claros: tanto en La bête est morte! como en Maus las diferentes categorías (judíos, nazis, diferentes nacionalidades, etc.) se establecían con múltiples especies de animales. En este caso no sucede así, es la jugada maestra de los autores: hay toda clase de animales sin distinción, por el hecho de que el nazismo nos concierne a todos, no en el sentido más bien imbécil del mal omnipresente, sino por el hecho de que el nazismo fue racismo, antisemitismo, imperialismo. Añádase una narración fluida, y un humor muy presente, que solo se detiene delante de las puertas de los campos de exterminio. Ahí, el color da paso al blanco y negro y ya no hay motivo de risa. Sin ningún género de dudas, los creadores han aprendido de la película de Benigni, La vida es preciosa. Este tebeo os gustará. Hace sonreír y divierte.

Deja un comentario