Historia nuestra, memoria nuestra (Tapa blanda)

Afirma el creador en su prólogo: ?Este trabajo no es una historia sistemática de la Iglesia, lo que podría ser un proyecto exageradamente pretencioso por mi parte y, por otro lado, ya es tarea realizada por muchísimos más entendidos y a muchísimos niveles. Intento hacer un simple acercamiento, al latido del Espíritu, una conversación en familia con fundamentales historiado- res sobre nuestra memoria histórica, observando siempre por qué van ocurriendo la cosas, sin perder de vista dónde se hallaban a cada momento las comunidades de Jesús y cuáles eran las angustias, alegrías y esperanzas de los creyentes en mitad de los grandes avatares históricos. Veinte siglos nos harían perdernos en un bosque, donde podría ser difícil fijar nuestra atención en los puntos clave de nuestra reflexión. Por esto, limito estas reflexiones al primer milenio. Soy consciente -¿cómo no?- de que, en los diez siglos que sucedieron al primer milenio, siguieron ocurriendo muchísimas transformaciones, pero las que serán objeto de estas reflex

Deja un comentario