El hombre descuadernada (Tapa dura)

Título: EL HOMBRE DESCUADERNADO Resumen: La lenta agonía de su madre, atacada doblemente por el cáncer y por el Alzheimer, sumergió al guionista Felipe Hernández Cava hace seis años en los más oscuros de sus temores. Ese proceso deshumanizador en el que se iban cortocircuitando las posibilidades de comunicación entre una y otro le llevaron a pensar en el relato El Horla de Guy de Maupassant, del que el escritor fránces escribió hasta dos versiones a través de su vida. El terror de un hombre a perder la causa por la influencia de un ente inconcreto y maligno, a todas luces un doble de sí mismo, en el que algunos han querido mirar el presagio de Maupassant sobre su locura, se convirtió en un pretexto para hacer una catarsis en la que el guionista no se limitó adapatar el cuento sino a ponerse en el lugar del literato, en ocasiones al hilo del genuino calvario de éste, y otras empleándolo como figura interpuesta entre la sinrazón y la lógica, mero portavoz de angustias ajenas, con un ritmo que quería adecuarse al compás abruptamente síncopado de los atisbos de lucidez de una enferma que, en ocasiones en un pequeño contacto físico, en algunas ocasiones en una mirada, le hacían cuestionarse al hijo sobre las zonas de sombras que en este instante preciso su madre estaba recorriendo. El hombre descuadernado es, pues, el tránsito por un infierno personal y es, también, un homenaje a la persona que le descubrió al guionista el valor de los tebeos para ser intermediarios por igual de los sueños y de las pesadillas. El dilema de encontrar un colega apropiado para este viaje, que no se podía contar con cualquier estilo, se resolvió cuando el dibujante Sanyú se ofreció para este paseo por el lado más alucinante de cualquier mente y cuya realización duró, entre muchísimas dudas e interrogantes sobrel timbre y el tono gráfico que convenían, casi media década.

Deja un comentario