El discriminador (Tapa dura)

Un tebeo inédito de Carlos Giménez: una entretenida sátira sobre el poder de los medios, la publicidad y la sociedad de consumo. Hasta las narices de oír siempre lo mismo en la radio, Cándido Salcedo, profesor de instituto, decide hacer algo revolucionario: inventar una máquina que elimine de los medios cualquieralo que detestamos. «Quizá la gente comience a vivir un poco mejor, a estar menos orientada, a pensar un poco más por sí misma. Quizás dejen de adquirir productos que no precisan y se encuentren con que tienen dinero para otras cosas. Quizás dejen de preocuparse por la vida de los conocidos y comiencen a preocuparse de la vida de su familia, de sus vecinos. Tal vez dejen de seguir tan atentamente los deportes y comiencen a practicarlos.» Lo que no intuyó es que similar artilugio transformaría la sociedad de cabeza a pies. Pero los poderes fácticos querrán impedir el vuelco social y comenzarán a dar caza a Cándido, a quien desean vivo o muerto. Francisco Ibáñez ha dicho…«Gracias, Carlos Giménez. Ha valido la pena pasar por este mundo solo por gozarla con tus páginas. ¡Gracias!» También se ha dicho…«En El discriminador se ve un guión y dibujo exigentes en la línea de Giménez.Y, lo que es más fundamental, la de saber dibujar y narrar en pocas viñetas una historia cargada de gran significado y demanda social.»Pablo Delgado, ABC Blogs «Creo que El Discriminador es como una clase de íntima confesión abierta de Carlos Giménez; como una singular y sincera proclama, por cierto bastante completa, de su identidad y credo personal.»Diario de Avisos «Elocuente parábola urbana.»Diario montañés

Deja un comentario